La uva reina

La variedad tempranillo es la reina indiscutible de la Rioja Alavesa. Sus ágiles cepas dominan la quebrada comarca, extendiendo su mancha parda en invierno, y de un verde fuerte en el calor del verano.  Su maduración, temprana y estable, ofrece una estructura firme, estable, corpulenta y elegante: fundamental para conseguir vinos jóvenes con mucha fruta y, por otra parte, óptima para la crianza de grandes vinos en barricas de roble. Los vinos de tempranillo son elegantes y profundos, de una complejidad aromática llena de matices.