Tierra de vino

La huella de la presencia romana y, más tarde, la influencia de los monasterios de la Edad Media, dejaron en toda la región un profundo legado vitícola. Hoy su producción de vino está amparada por la Denominación de Origen Calificada Rioja, que abarca más de 55.000 hectáreas de viñedo. Esta superficie se divide en tres grandes zonas, reflejo de la variedad de rasgos geológicos, climáticos e históricos: Rioja Alta, Rioja Baja y Rioja Alavesa. 

La zona más pequeña es la Rioja Alavesa, que se extiende desde las crestas rocosas de la sierra de Cantabria hasta el lecho del río Ebro. Soleada y bella, es una comarca volcada en el cultivo de la vid y la elaboración de vinos tintos de la variedad tempranillo. Su geografía es un complejo mosaico de parcelas de viñedo repartidas en 15 municipios.

Galería de imágenes